ENTREVISTA AL DR. GASTON CANO AVILA: EXPEDICIONARIO  E INVESTIGADOR





Llegué a la casa del Dr. Gastón Cano por la calle Rosales en el corazón de Hermosillo, me  salen al encuentro un perro de raza collie y dos gatos de ancestral antigüedad, en aquello que parece un castillo escocés lleno de trofeos de cacería y blasones familiares que recuerdan la ciudad en épocas anteriores a la actual por supuesto.

Por Cipriano Durazo Robles
Fecha de publicación: 2016-03-26 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Opinión y Sociedad

 


Por Cipriano Durazo Robles

Llegué a la casa del Dr. Gastón Cano por la calle Rosales en el corazón de Hermosillo, me  salen al encuentro un perro de raza collie y dos gatos de ancestral antigüedad, en aquello que parece un castillo escocés lleno de trofeos de cacería y blasones familiares que recuerdan la ciudad en épocas anteriores a la actual por supuesto.

Como actualmente la defensa de los animales está a todo lo que da, le pregunto: ¿Qué opina de la prohibición de los animales en el circo?

Me parece bueno, porque era muy incómodo para los animales, eran muy maltratados, yo vi por ejemplo morir a una persona que la mató un elefante en un circo de Carbó, era un muchacho de la Ciudad de México que llego de "trampa” en un tren y pidió trabajo en un cirquito y le dijeron dale de comer a todos los animales menos al elefante, pero una vez le dio lástima y le dio agua en un balde, y este lo jaló y lo empujo por la frente y le metió los colmillos por la espalda, lamentablemente se murió,  lo vi cuando llegó al Centro de Salud en Carbó donde yo trabajaba.
 
Gaston_Cano_Avila

"En otra ocasión unos vagos estaban molestando a un león, en eso pasa un niño y el animal se fue contra él,  propinándole varias heridas con su garra, al grado de que le dio fiebre por arañazo de gato una enfermedad que ya casi no se escucha, era una enfermedad rara como una asociación de diversos microbios que formaban una resistencia tremenda a los antibióticos”.

"Los animales sufren mucho, no les dan la cantidad de comida y agua adecuadas, ni en las horas adecuadas, sufren mucho los animales en  los circos”.

Cabe destacar que el Dr. Gastón Cano Ávila es Médico Cirujano, Maestro en Salud Pública, con post-grado en la Escuela e Instituto de Salubridad y Enfermedades Tropicales además curso un año de Infectología en la misma institución, eso sin contar que es autor de varios libros sobre Medicina, Etnología  e Historia, y su trabajo de investigación sobre los Seris ha sido reconocido a nivel Internacional.

También fue un experto cazador en África y otras partes del mundo, por lo que le preguntamos ¿Qué recuerda acerca de su época de cazador?

Ya me retiré, a mí ya me dan mucha lástima los animales, ya estoy muy impedido para eso, de hecho todo mi equipo de cacería se los regalé a mis sobrinos, así como el equipo de buceo, a mi hijo Martín que vive en Tijuana le di mi equipo de fotografía,  por ejemplo tenía una cámara que me costó 1,000 dólares.

"Al museo de los Seris le acabo de regalar unos libros a la directora del Museo, que fue alumna mía se llama Alejandrina Espinoza, y a parte le di figuras de palo fierro cuando los Seris las empezaron a producir a mediados de los años sesentas”.
 
Gaston_Cano_Avila

¿Y los trofeos a quien se los va heredar?

A mis sobrinos, cualquiera de ellos, el que los quiera.

¿Qué le llamó más la atención de África?

Fue algo muy interesante, cuando vas a un lugar tan diferente a tu casa, a tu tierra, es siempre fascinante, cuando yo llegué ya conocía a través de los libros muchos animales y árboles de la zona, pero la emoción de estar ahí es muy diferente, es muy rico, muchas cosas que no sospechaba que allí estuvieran salvo por la literatura.

¿Qué opina del Zika, Dengue y Chikungunya?

No hay una explicación, pero en parte con el abuso de antibióticos contra las bacterias han hecho más resistentes a los virus; todas especies vivientes tienen antibióticos, que producen sustancias que matan a los vecinos, entonces hay una guerra entre los diversos tipos de gérmenes, esa es una de las causas principales pero todavía se desconocen muchas de sus mutaciones.

¿Qué opina de la Influenza?

Es lo mismo que la gripa nada más que esta es en francés e Influenza es en inglés. La influenza española mató en 1918 a muchos habitantes del mundo; en la Guerra Europea se murió mucho más gente con la influenza que con  los cañonazos.

Con gran nostalgia el Dr. Cano cambia de tema, y se acuerda de su padre el Coronel  Luis B. Cano que vino de Atotonilco Jalisco en 1907 al mando del Gobierno del General Porfirio Díaz a hablar con los Yaquis, y cita:

"De la escuela Militar de Cadetes, mandaron a Sonora a 14 jóvenes entre ellos mi papá, los mandaron a combatir a los yaquis, porque las compañías americanas le habían propuesto  a Díaz realizar un emporio Industrial, Agrícola y Ganadero en el sur del estado si sacaban a los Yaquis, por eso los deportaban a Yucatán”.
 
Gaston_Cano_Avila

¿Y su mamá de dónde era?  

Mi madre Josefina Ávila era de aquí de Hermosillo, de la calle del Carmen, ella murió de 101 años y un mes,  mi padre  murió a los 85 años,  yo ya tengo 89 años y nueve meses, de manera que casi llegó a los noventa.

¿Qué diferencia encuentra entre el Hermosillo de ayer y el de ahora?

Las calles eran de tierra, pasaba mucha gente descalza, había muchos vendedores yaquis, vendían pinole de maíz para las personas y pinole de garbanzo con chile para los cenzontles de las jaulas; vendían ponteduro, coyotas, era otro Hermosillo, atizaban las estufas con leños, pasaban las carretas a vender leña, el pan lo entregaban a caballo, las verduras las vendían los chinos, y la carne de res la traían en un balde, y la de puerco en otra, y en otro balde el pescado, fíjate que antihigiénico debió haber sido eso, y cuantos enfermos no habría por esa causa.

El Dr. Gastón Cano nos contagió su alegría de vivir, no sin antes recordar lo bonito que debió haber sido Hermosillo a pesar de sus inclemencias, finalmente es una ciudad con grandes recuerdos y nostalgias  dignas de un museo ¿no lo cree así estimado amigo lector?

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios