ORIGEN DEL PALACIO DE GOBIERNO DE SONORA





Fue en el año de 1906 cuando se terminó de construir el flamante Palacio de Gobierno, faltando únicamente la instalación del reloj de la torre.

Por Gilberto Escobosa Gámez
Fecha de publicación: 2015-06-04 00:00:00

Esta nota pertenece a la categoria: Libros



De su libro titulado "Crónicas, Cuentos y Leyendas sonorenses”
    
El origen del Palacio de Gobierno, en Hermosillo, Sonora, según don Fernando Galaz, en su libro Dejaron Huella en el Hermosillo de Ayer y Hoy.
    
El edifico que albergaba las oficinas municipales en 1878, frente a la Plaza de Armas, estaba en muy malas condiciones, por lo que la autoridad comisionó al maestro albañil Javier Jara a que hiciese las reparaciones más necesarias para evitar el derrumbe.
    
EI 20 de mayo de ese año acudió el Gobierno del Estado a auxiliar al ilustre Ayuntamiento, como se llamaba en ese tiempo, en el sentido de alquilar el inmueble para alojar allí al H. Congreso local y a la Secretaria de Gobierno, cubriéndole por el alquiler por los últimos ocho meses de ese ejercicio la cantidad de $1,800.00, condicionando que esa suma fuese invertida en las reparaciones que efectuara el maestro Jarra.
    
Sin embargo, el Gobierno del Estado, en el año de 1881, sin tomar el parecer del ilustre Ayuntamiento empezó la demolición del inmueble, con el proyecto de construir en ese lugar un edificio que debería albergar a una escuela de altos estudios, el "Instituto Sonorense", sueño dorado de don Carlos Rodrigo Ortiz Retes.
    
Desgraciadamente el licenciado Ortiz Retes no pudo ver realizados sus sueños. Su distanciamiento político con sus antiguos amigos Ramón Corral Verdugo, general Luis Emeterio Torres y, sobre todo, con el jefe de la Zona Militar, general don José Guillermo Carbó, le obligó a dimitir y fijar su residencia en la Capital de la República.
 
Palacio_de_Gobierno_ANTES_INCENDIO
    
No obstante que el proyecto del "Instituto Sonorense" fue echado en saco roto por los nuevos hombres que gobernarían el Estado hasta mayo de 1911, la construcción del edificio continuó al principio en forma lenta; posteriormente con más celeridad, pero ahora con otras miras y con cambios en el plan original.
    
Hacia el año 1884 se pudieron trasladar a los departamentos del lado Norte del edifico, el despacho del Ejecutivo y algunas oficinas más. En el lapso 1885-86 se suspendieron las obras por haberse dedicado la mayoría de los recursos estatales a la campaña del Yaqui.
    
El 31 de agosto de 1887 estaban concluidos todos los techos de las piezas y tanto en la planta baja como en la alta, se habían terminado el frente y el costado Norte, con excepción de los corredores de la planta alta y el Salón de Recepciones.
    
Durante los años 1888-89-90 se erogaron en la construcción más de cincuenta mil pesos. Se tapizaron e instalaron las puertas y los balcones de las sección del lado Sur y la posterior; se construyó la escalera en su totalidad y el techo de esa parte de la obra; se hicieron los corredores con columnas de hierro y con barandales de herrería, y se terminó también la escalera de hierro en forma de caracol, que da acceso a la azotea.
    
Fue en el año de 1906 cuando se terminó de construir el flamante Palacio de Gobierno, faltando únicamente la instalación del reloj de la torre.
    
Según don Fernando Galaz, lo erogado en la construcción del Palacio de 1882 a 1906 ascendió a $248,202.97 sin incluir valor del solar. Esto lo dice el cronista en la página 696 de su libro "Dejaron Huella en el Hermosillo de Ayer y Hoy".

@ (Copyright) Claudio Escobosa Serrano, Todos los derechos reservados

http://www.contactox.net/

FACEBOOK DE GILBERTO ESCOBOSA:

https://www.facebook.com/GilbertoEscobosaGamez?ref=hl


TWITTER DE GILBERTO ESCOBOSA GÁMEZ:

@GilberEscobosa


#HISTORIACONTACTOX
https://www.facebook.com/hashtag/historiacontactox?source=feed_text&story_id=519138411559655


#HERMOSILLOCONTACTOX
https://www.facebook.com/hashtag/hermosillocontactox?source=feed_text&story_id=518440718296091
 

Comentarios de nuestros lectores:



Envía tus comentarios