CÓDIGO DE ÉTICA DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA FEDERAL

Ratio:  / 0
MaloBueno 
 
 Sample Image
           Un ejemplo vivo de lo que se llama “letra muerta” de un instrumento legal que tiene exigencia obligatoria en todos los rincones de nuestra patria y que el entonces Secretario de la Contraloría y Desarrollo Administrativo Francisco Javier Barrio Terraza, quiso imponer a todos los servidores públicos al hacer este documento una norma jurídica con categoría de Código al que llamó de Ética con la obligación para cada dependencia, secretaría, organismos paraestatales y demás organizaciones de la Administración Pública federal con la obligación en cada una de emitir un Código de Conducta inspirado en el Código de Ética. Cosa que igualmente se logró emitir en el papel, pero que no movió a establecer una costumbre formal y vivencial dentro de las dependencias, como se deseaba.

        El Código de Ética como norma jurídica sigue vigente, pero sigue impreso solamente en el papel, porque no se ven los resultados en la vida del servicio público. El oficio de referencia dice a la letra:

CC. Titulares de las dependencias y entidades de la

Administración Pública Federal, de la Procuraduría General de la

República y de las unidades administrativas de la Presidencia de

la República

Presentes.

         Dentro de las acciones que prevé la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos para garantizar el adecuado cumplimiento de los principios de legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia que rigen el servicio público, se encuentra la de elaborar un Código de Ética que contenga reglas claras para que, en la actuación de los servidores públicos, impere invariablemente una conducta digna que responda a las necesidades de la sociedad y que oriente su desempeño en situaciones específicas que se les presenten, con lo cual se pretende propiciar una plena vocación de servicio público en beneficio de la colectividad.

         El artículo 49 de la referida ley encomienda a la Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo la obligación de emitir el Código de Ética, precisándose en el artículo octavo transitorio de dicho ordenamiento, que su expedición se dará en un plazo no mayor a ciento veinte días hábiles, contados a partir de la entrada en vigor de la propia ley. A efecto de dar cabal cumplimiento a los preceptos legales señalados, la Secretaría de Contraloría y Desarrollo Administrativo ha elaborado el Código de Ética de los Servidores Públicos de la Administración Pública Federal, partiendo de una de las estrategias establecidas en el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006, consistente en prevenir y abatir las prácticas de corrupción e impunidad e impulsar la mejora de la calidad en la gestión pública, con el propósito de asegurar a la ciudadanía certidumbre en cuanto a las actividades de las instituciones de gobierno, la calidad de sus servicios y un cambio de actitud del servidor público, garantizando su profesionalización y honestidad.

Sample Image

          El reto de construir un buen gobierno, como se reconoce y asume en el Plan, implica también contar con servidores públicos con una sólida cultura ética y de servicio a la sociedad, que estén absolutamente convencidos de la dignidad e importancia de su tarea. De ahí que el Programa Nacional de Combate a la Corrupción y Fomento a la Transparencia y el Desarrollo Administrativo 2001-2006, recoge el propósito y el compromiso de formar servidores públicos con principios y valores éticos en su desempeño cotidiano.

         Al asumir su cargo, el servidor público manifiesta su compromiso y vocación para atender los asuntos que interesan y afectan a la sociedad, adquiriendo al mismo tiempo una responsabilidad por sus actos que se refleja en la satisfacción de las necesidades colectivas. El servicio público implica responsabilidades que derivan de las funciones inherentes al cargo que se desempeña.

         Cada uno de ellos se enfrenta día a día con la toma de decisiones a menudo complejas, en las que está en juego el bienestar de la sociedad. Los servidores públicos, como individuos libres, tienen la capacidad para elegir y optar en el ejercicio de sus funciones, entre lo que es deseable para la colectividad y aquello que puede resultar dañino para la misma.

         Por ello, la ética del servidor público se convierte en un elemento indispensable para atender de mejor manera las demandas sociales en un régimen democrático y, en consecuencia, resulta trascendente que la Administración Pública Federal cuente con un Código de Etica que oriente el desempeño de los servidores públicos hacia lo que es benéfico para la sociedad.

         De esta manera, en cumplimiento a lo dispuesto por los artículos 49 y octavo transitorio de la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, me permito darles a conocer el Código de Etica de los Servidores Públicos de la Administración Pública Federal, el cual contiene reglas generales de conducta sustentadas en los principios rectores del servicio público, que orientarán las acciones individuales de aquéllos en el ejercicio de sus funciones para atender, bajo la dirección y coordinación de las instituciones de gobierno, las demandas de la sociedad.

         Asimismo, conforme a los preceptos legales mencionados, es indispensable que el Código de Etica sea hecho del conocimiento de todos los servidores públicos adscritos a su institución, propiciando por parte de éstos su comprensión y aplicación en el desempeño cotidiano de sus funciones públicas.

Miércoles 31 de julio de 2002 DIARIO OFICIAL (Primera Sección)

         Por último, de acuerdo a las líneas estratégicas que prevé el Programa Nacional de Combate a la Corrupción y Fomento a la Transparencia y el Desarrollo Administrativo 2001-2006, cada una de las instituciones públicas a su cargo deberá, con base en el Código de Etica, elaborar y emitir un Código de Conducta específico, que delimite la actuación que deben observar sus servidores públicos en situaciones concretas que se les presenten, atendiendo a las funciones y actividades propias de cada institución.

         A partir de este texto se les dio a conocer el Código de Ética de la Administración Pública Federal que sigue vigente, y del cual cada dependencia emitió su particular Código de Conducta que existe efectivamente en cada dependencia y que mediante cursos intensivos internos en cada localidad, delegación y organismos descentralizados o paraestatales, se fueron conociendo ambos documentos para normar los criterios de conducta para la correcta toma de decisiones.

         El Código de Ética fue publicado el 25 de julio de 2002 en México D. F. y firmada la publicación por Francisco Javier Barrios Terraza, Secretario de la Contraloría y Desarrollo Administrativo.

         De 2002 a la fecha se han disparado los índices de corrupción, el cierre de archivos para negar el derecho al acceso que tienen los habitantes a la información pública gubernamental y que, como en el caso de Proceso, deben iniciar un procedimiento contencioso administrativo para exigir el cumplimiento de este derecho que, además, se consagra en la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental y consagrado desde que se legisló el artículo 6° y 7° de la Constitución Política Federal de 1917: libertad de expresión y derecho a la información.

         Pero igualmente se recomendó y exigió la profesionalización de los servidores públicos en su quehacer cotidiano y para ello se promulgó la Ley Federal del Servicio Profesional de Carrera, que como más tarde o en otra ocasión veremos, muchos consideran que ha fracasado, que ha fracasado el Servicio Profesional de Carrera. Eso lo veremos próximamente.

 MUCHAS GRACIAS                             septiembre de 2008.

 Desde Aguascalientes, el “Guacho” del centro.

 

...

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar