LA CALLE GARMENDIA Y DON LUIS ENCINAS ROBLES

Ratio:  / 0
MaloBueno 
Sample Image

De su libro titulado “HERMOSILLO EN MI MEMORIA”

La Calle Garmendia tiene su curso de sur a norte; esto en la parte más conocida, ya que existe un tramo de la misma, desconocido para quienes no la han recorrido totalmente, que tiene dirección suroeste por la falda del Cerro de la Campana hasta unirse con la Calle Álvarez.

La Calle Garmendia es una de las más antiguas de Hermosillo; formó parte de la primera urbanización que realizaron las autoridades municipales de principios de siglo XIX, cuando se dieron cuenta de que el Pitic tendía a crecer demográfica y económicamente. Poco antes de que terminara la centuria pasada y aún a principios de la actual, esta vía era conocida como Calle Datilito, y el primer nombre oficial que tuvo fue el de Porfirio Díaz. Dejó de llamarse así y se le impuso el nombre de Calle Vázquez Gómez. Pasado un tiempo del magnicidio de Madero, en una ceremonia especial el Cabildo le puso el nombre que tiene actualmente.

Sample Image
CALLE GARMENDIA EN HERMOSILLO, SONORA

Gustavo Garmendia fue un oficial egresado del Colegio Militar durante la época del Porfiriato, pero que simpatizó con los maderistas en 1910 y por ese motivo se le persiguió. En el Palacio Nacional, siendo uno de los ayudantes militares de Madero, mató a dos jefes cuando estos pretendieron secuestrar al presidente. Después, al empezar la revolución de 1913 se unió al Ejército del Noroeste del general Álvaro Obregón y murió heroicamente en la toma de Culiacán.

En los años veinte y a principios de los treinta, enseguida del Teatro Noriega, hoy desaparecido, por la Calle Garmendia estuvo el comercio de don Luis Encinas Robles que, a diferencia de muchos otros negocios que no pudieron sobrevivir por la competencia de los comerciantes chinos, conservaba una numerosa clientela ganada a base de tesón y buena calidad de la mercancía. El negocio de don Luis era el centro de reunión de varios funcionarios del Gobierno y amigos del propietario, que acudían a mediodía a tomar el aperitivo y a charlar.

Entre los asiduos concurrentes se contaban los licenciados Taidé López del Castillo, Jesús Gallo y José Riojas entre otros profesionales del Derecho, y los señores Ramón Gil y Samaniego, Miguel Súgich, Tomás Ciscomani, Plutarco Padilla, Abelardo Sobarzo y muchísimos más. Don Taidé López llegó a Hermosillo a principios de este siglo y aquí se quedó hasta el final de su vida. Una hija de él se casó con don Carlos Genda, quien dio descendencia a este abogado, ésta sí hermosillense.

Los abogados Gallo y Rojas ocuparon casi todos los puestos de Poder Judicial del Estado, siendo estimados también como López del Castillo. Don Ramón Gil Samaniego fue un personaje pintoresco en alguna forma por sus ocurrencias; fue presidente municipal de varios lugares, entre éstos Guaymas. Su amistad con el General Calles le abría las puertas para los puestos públicos, porque además era una persona honrada.

Conocimos también a don Miguel Sugich, quien si nuestra memoria no nos traiciona, se dedicaba a la compra y venta de licores. En cambio don Tomás Ciscomani... ¿Quién no le recuerda? Fue de los precursores de origen italiano. Don Plutarco Padilla, vivía con su familia en la esquina noroeste de Serdán y Manuel González; le conocimos como hombre cordial, educado y honrado; durante muchos años fue funcionario del Gobierno del Estado. Don Abelardo Sobarzo se desempeñó en la política local.

Sample Image
Esquina de las calles Serdán y Garmendia en Hermosillo, Sonora

Pero volviendo a don Luis Encinas Robles, creemos que él y los amigos que le visitaban a diario, hablaban más de política que de cualquiera otra cosa, dado que todos ellos en alguna forma participaban en la administración pública. Además don Luis fue presidente municipal de Hermosillo en dos ocasiones, primero como interino en 1916 y como constitucional por el período 1931-32.

Don Luis Encinas Robles fue el padre del Gobernador licenciado Luis Encinas, también fallecido recientemente. Nosotros conocimos a ambos porque vivían a dos cuadras de la casa de este cronista, en la Calle Sinaloa, hoy Niños Héroes. También vivía en el mismo barrio, muy cerca de “El Peloncito”, don Mario Morúa, primo hermano de Luis (junior).

Es indudable que don Luis Encinas Robles lo mismo que Luis Encinas Johnson, forman parte de la historia de Hermosillo y que se les recuerde con estimación, más ahora que hace unos cuantos años dejó de existir el ex gobernador.

Por eso hemos querido rendirles a ambos un tributo de recordación en las crónicas de Hermosillo.

….

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar